Blogia
RECUERDOS DE LA VIDA/RICORDI DELLA VITA

BARRIO

El corso de Colòn y el partido contra Bolivia

El corso de Colòn y el partido contra Bolivia

Era verano del 78, una de esas noches de calor insoportable donde no corre una gota de aire y la única brisa que pasa se va perdiendo chocando contra los muros hirvientes.

Con la vieja Commer de mi padre, disfrazados de piratas, armados de pomos y espadas, nos fuimos para el corso de Colòn.

El viejo, que en su bien cuidada Commer no tenia radio, antes de salir agarró el auricular y la radio Spica, la puso cuidadosamente en la bolsa de mi madre y nos fuimos para el corso.

Estacionamos por Garzòn y Casavalle, obligados por el corte de Garzòn en el lugar que empezaba el desfile de carnaval.

Bajamos corriendo del auto, papà estacionó subiéndose a la ancha vereda de la calle Casavalle y nos encaminamos para el corso.Escondiendo los pomos de la policía, para evitar que los cortaran, nos fuimos adentrando en la fiesta, cabezudos, serpentinas, papel picado, bombas de agua, pitos y música.

Los carros alegóricos eran muchos, cabezas de dragones o animales marinos que se movían a abriendo y cerrando ojos y bocas al pasar, niños y niñas disfrazados corrían por la vereda esquivando los cabezudos que con su enorme cabeza te perseguían por todos los rincones de aquel Garzòn lleno de gente que reía y se divertía.

Todos menos uno, desde hacia unos cuantos minutos, mi padre se había apartado de nosotros y caminaba contra las casas, sin interesarse minimamente de lo que estaba sucediendo por Garzòn.Cada tanto, cuando los gritos y el ruido se volvían insoportables, se llevaba una mano al oído, después cuando la algarabía pasaba, volvía a meter la mano en el bolsillo y seguía caminando, dando una ojeada cada tanto para ver por donde andábamos.

Siguendo los carros alegóricos y alguna comparsa improvisada que tocaba desentonando los tambores, llegamos hasta la Plaza Colòn, una multitud parada delante al Olimpia recibió el colorado cortejo con serpentina, aplausos y papel picado. 

Mi padre se sentó en uno de los bancos, y allí quedo, ensimismado en algo que yo no lograba entender.Poco a poco, otros veteranos se fueron acercando al banco donde el viejo se había acomodado y en pocos minutos se formó un grupo de diez o quince personas.

Hasta un policía de la seccional se había unido al grupo y ni siquiera miraba los pomos que aprovechando de la impunidad, habíamos sacado a relucir y vaciamos una y otra vez contra otros niños indefensos.

El nutrido grupo de personas que rodeaban mi padre, estaban atentos y preocupados, cada tanto gritaban y agitaban los brazos, insultaban y movian la cabeza desconsolados.

Cuando llegò el ultimo carro alegorico, la multitud que se habia agolpado en la plaza, invadiò la calle, todos se volvian para sus casas, menos el grupo que ahora era aun más numeroso y rodeaba mi padre que ya no se metía la mano en la oreja, sino que con la radio Espica apoyada en sus rodillas, alzaba el volumen para hacer sentir a los demas una transmisiòn.

Con mis hermanos nos acercamos al grupo, empujando para estar mas cerca y escuchar de que se trataba, justo en el momento que el relator, desde los parlantes de la radio anunciaba la triste noticia: Bolivia nos había ganado y estábamos afuera del mundial.

En silencio y cabizbajos, el grupo se disolvió, papá apagó la radio y empezó a caminar contra la multitud que se dirigía hacia la plaza.

Volvimos a la Commer callados, jugando con la poca agua que habia quedado en el pomo, mirando de reojo nuestro padre que con las manos en los bolsillos y la mirada fija en las baldosas, no abrió boca, subió al auto, tomó Garzòn y nos volvimos envueltos en aquella mezcla de alegría y tristeza sin entender en realidad cosa había sucedido aquella noche de carnaval.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

VIVAN LAS COOPERATIVAS !

VIVAN LAS COOPERATIVAS !

Casas,
gente que trabaja,
horas que se pasan
al ladrillo y cal.
Zonas,
mesas, cobín, cobines,
nueva esperanza
quieren levantar.

 

Todos tenemos cicatrices en nuestros cuerpos y cada vez que las miramos o las acariciamos, nos traen al presente los recuerdos del pasado.

Leer que finalmente el Banco Hipotecario despues de treinta años, decidió terminar con la deuda de la cooperativa, fue como tocar una cicatriz escondida en algún rinconcito de mi cuerpo, acariciandola, como si fuera la lámpara de Aladino, me trajo una cantidad de recuerdos.

No solo, recordando los hermosos momentos de lucha en defensa de las cooperativas, con las manifestaciones delante al Banco Hipotecario, la recolección de firmas por el referendum de Fucvam, los festivales en el salón comunal a favor de las cooperativas, pude comprender que ser cooperativista es una filosofía de vida.

 


Vivan
las cooperativas,
donde se respiran
sueños de igualdad.
Donde
anida la perdida,
la siempre viva,
la solidaridad


Construir las casas con ayuda mutua significó tener un sueño colectivo, empujar de un carro todos juntos, con discrepancias e ideas distintas per persiguiendo un fin, dejó una cicatriz profunda en cada uno de nostros.

Estos valores que, muchas veces sin quererlo y sin darnos cuentas, se fueron metiendo en nosotros, se ven reflejados en cada una de las acciones que cumplimos cotidianamente.


 
Tantos
años de trabajo,
siempre brazo con brazo,
nos hacen pensar
que
nunca se quede en sombras,
frío y vacío,
el salón comunal.

 

 

Asi es que viviendo en Europa, con gente que ni explicandoselo meticulosamente entendería que es una cooperativa de ayuda mutua, somos nostros mismos, hijos de cooperativistas, nacidos y crecidos entre bolsas de portland y montañas de arena, marcos aplilados, reuniones de comisiones fomento o asambleas los domingos por la mañana, quienes trasmitimos este mensaje.


 

Y al pensar se oirá (tu voz),
al pensar se oirá (tu voz),
al pensar se oirá cantar:
"Deme
(esa mano), señora!
(esa mano), vecino,
no vaya a olvidar
que
le vantar nuestras casas
es el principio,
y no el final!
 

Sin darnos cuenta, expontaneamente, somos cooperativistas en nuestros trabajos, en el gimnasio, en el ómnibus o en la escuela, tenemos prendidos los valores más hermosos de los seres humanos, la solidaridad, la comprensión, dandole valor a la justicia y a la verdad, sin tener miedo de decir las cosas de frente.

 

Vivan
las cooperativas,
se unen manos amigas
(por todo) del Uruguay.
Viva
el cooperativismo,

Pongansen a pensar, en cada acción que cotidianamente desarrollamos, estamos reflejando el ser cooperativista, el haber vivido entre gente común y corriente, compartiendo las mismas paredes y los mismos jardines, destapando las mismas canaletas o pintando los mismos postigones.

Sin quererlo se nos fue metiendo adentro el cooperativismo, y sin mirar credos, religiones o fedes politicas, fuimos volviendonos cooperativistas, solidarios y preocupados por el prójimo, sufriendo si el vecino tiene problemas o sonriendo sinceramente cuando las cosas funcionan.

Esto es cooperativismo, y nosotros estemos donde estemos seguiremos siendo cooperativistas, construyendo casas imaginarias, llenando salones comunales, uniendo nuestras manos y siendo solidarios, porqué construir nuestras casas....es el principio y no el final !


Vivan
las cooperativas,
donde se respiran
sueños de igualdad.
Donde
anida la perdida,
la siempre viva,
la solidaridad.

 

 

 (Vivan las cooperativas de Jorge Lazaroff)

Fernando Manzoni

 

LA ESTACION SAYAGO

LA ESTACION SAYAGO
    Caricias en el alma..
Recorrer las calles,los lugares de un barrio,de epocas hermosas en las que la originalidad de estas se encuentra presente en los
personajes,sus formas de vida,su `pasado en el recuerdo.Un barrio suburbano con lindas casas y calles arboladas es Sayago.-
El pueblo Sayago se fundo en el año 1873 por Luis Girart,tomando el nombre del dueño de casi todos los terrenos de este poblado,Francisco Sayago.Luego por remates de solares,se estiman vivían alrededor de 1.000 personas y existían 100 casas(segun Anibal Barrios Pintos historiadorEn 1913 es declarado pueblo,y el 15 de julio de 1953,el pueblo Sayago se pasa a llamar
Villa (ley 11969).-Luego de construida la estación Sayago en 1869 aumento notablemente su población,la que surge a raíz de dicha construcción.-La demanda del transporte cada vez mayor por lo que este era insuficiente.-En 1908 llegaba a Milla´n y Raffo el tranvía de caballitos,un carruaje propiedad de los Hnos.Luis y Antonio Moro,único medio de transporte.-La Estación Sayago
dentro de su historia contiene el de distinguidas personalidades que pasaron por ella.Delmira Agustini,gloria de la poesía de nuestro país,se la recuerda junto a las barreras del ferrocarril para ver pasar los trenes,hoy tristemente de la casa quinta que vivía con su flia,en Ariel y Garzón quedan restos,de una fuente En  Estacón Sayago,como reconocimiento del ejemplar doctor Mario Rinaldi Guerra (graduado en la Fac de Medicina 1923 con medalla de oro)Se aprecia un monumento que el vecindario colocó
en reconocimiento de este hombre de ciencia por su generosidad y desempeño de su profesión en Sayago.-En el camino de historias nuestros barrios seguiremos buscando ,.Ana María Yorio concejala julio 2008
 
 
de Por los barrios la voz de la zona 13                               Teresa

LA ESQUINA COOPERATIVA

LA ESQUINA COOPERATIVA

Hay muchas anecdotas del tiempo en que construimos nuestras casas en la cooperativa.

Mucha fue la gente que trabajó para construir las viviendas, ademas de los cooperativistas, habian personas de afuera, como el arquitecto Pessina ( “el calzeta” ), la asistente social Cecilia, varios capateces y obreros de la construcción.

Muchas fueron las reuniones realizadas en el Banco Hipotecario y en el Centro Cooperativo, otras horas se pasaban en la cooperativa haciendo trabajo de albañileria, sea los coopertivistas que sus hijos.

Franciscquito y sus primos, Daniel y Omar, un día estaban haciendo una zanja y los dientes de Daniel se le cayeron adentro y fueron llevados por el agua.

Don López era uno de los capataces, estaba siempre persiguiendo la gente, especialmente los más jovenes para tenerlos ocupados.

Ayudando sanitarios, electricistas y otros, hicieron experiencia y muchos oficiales pedían que estos jovenes estuvieran a su lado.

Otra manera de hacer horas en la cooperativa, era hacer de sereno. Domingos enteros Olga pasaba en la caseta que estaba en la calle Carafí, controlando todos los movimientos, otros limpiaban los baños y otros, especialmente los niños se divertían llevando agua con limón por las tiras de casas.

Por algún tiempo, Olga y Omar estuvieron a cargo de la cantina, donde se vendían bizcochos, refuerzos y sobre todo daban agua caliente para el mate.

Varios fueron los cantineros.

Todos haciendo algo, como pequeñas hormigas, fuimos trabajando para construir la cooperativa.

Algunas veces, venían los niños de la escuela a visitar la obra, haciendo trabajos como dibujos y redacciones sobre lo que habian visto.

En aquellos dibujos se veían tablones, escaleras, carretillas y gente moviendose por el terreno.

Esta es la historia de las 257 viviendas de Garzón y Propios.

 

Teresa.

 

SUPER FRANCISQUITO

SUPER FRANCISQUITO

En mi barrio habia muchisimos niños, casi todos iban a la escuela, otros, los mas desafortunados, ademas de ir a la escuela, por las tardes salian a pedir.

Nosotros los llamabamos “pichicomes” .

Los “pichis” vivían en casitas de cartón o de lata, tenían muchos perros, y recorrían las casas pidiendo pan o algo para comer.

Algunos eran amigos nuestros, jugabamos a la pelota o a la escondida, otros, victimas de burlas y bromas por parte de casi todos los niños, nos odiaban.

Una tarde, estabamos jugando a la pelota en la plaza, cuando vimos llegar un grupito de “pichis” a pedir por la hilera de casa.

Atraidos por el limonero que Violeta tenía en su jardín, comenzaron a llevarse los limones maduros que la vecina habia hecho crecer con tanto cuidado.

Apoyando la pelota sobre el banco de la plaza, en dos o tres nos acercamos a estos niños para decirles que eso que estaban haciendo no era justo, que los limones no les pertenecían.

Acostumbrados a pelear, los tres niños que tenían nuestra edad, comenzar a tirarnos puños y patadas como respuesta a nuestra acusa.

Nos defendimos como pudimos, pero la experiencia de aquellos niños de la calle era superior y en dos movimientos nos encontramos tirados en el piso, pisados y maltratados.

Aquellos niños crecidos en la miseria de un cantegril, no sabían poner fin a una pelea, para ellos, habia que seguir peleando hasta que fuera necesario, a pesar de que el adversario estuviera tirado en el piso llorisqueando por el miedo.

Cuando con un palo estaban por castigarme, una sombra inmensa los hizo reaccionar. Por las escaleras de cemento que conducían a la otra hilera de casas, venía bajando Francisquito, mi hermano más grande, al verlo, los “pichis” no pudieron hacer otra cosa que dejarnos en paz y comenzar a correr, porqué mi hermano era grande y mayor que todos nosotros, decidido y muy fuerte.

Fue inolvidable ese momento, ver correr los pichis a toda velocidad perseguidos por Francisco que los insultaba y les gritaba metiendolos aún más miedo del que tenía, con todos nosotros corriendo atrás y gritando al mismo tiempo...

Desde ese día, aquellos niños tan antipaticos y dificiles, no volvieron a robar los limones, se volvieron nuestros amigos y compartimos tardes enteras de partidos de fútbol en la placita del barrio, todo gracias a Francisco mi hermano super heroe.

Fernando.

LA ESCUELA 99

LA ESCUELA 99

Yo soy maestra. Vaya a saber uno como se llega a tomar una decisión así. Una profesión, un trabajo, una vocación.

Indudablemente importa y marca la escuela a la que uno fue. En mi caso, la 99: República de Honduras. A 4 cuadras de casa, frente a la panadería donde mi papá me compraba 2 bizcochos dulces

En la escuela además de aprender a sumar, restar, dividir, multiplicar, historia, geografía y todas esas cosas, conocí la Malta, la Copa de Leche, a los Rotarios y sus pesquizajes visuales, la vacuna de la BCG, la revisación con dos lapiceras a ver si teníamos piojos….

Algo que se conservaba año tras año eran las maestras. Las mismas maestras que enseñaron a mis hermanos me enseñaron a mi. Esas, que siempre estaban. Lo supe 13 años después de haber salido de ahí, cuando volví como maestra y fui colega de mis maestras y maestra de los hijos de mis compañeros.

La vida nos da esas cosas hermosas, ver el mostrador de los dos lados. Una escuela que no parecía tan grande, un patio que tenía para mi recuerdos de caídas, juegos, manchados, fiestas de fin de año. Pero las caras sonrientes son las mismas, las mismas moñas azules, los mismos olivos en el patio, la misma ilusión y esperanza.

Patricia

LA COMISION FOMENTO

LA COMISION FOMENTO

Comision de fomento

De  alguna forma fue importante integrar una comisíon de Fomento que indirectamente nos permitiera devolver al Estado

un poco de lo mucho que les dió a nuestros hijos.

Eramos un grupo de personas con buena voluntad sin experiencia la integramos unos cuantos con la responsabilidad de la Directora Beatriz Solari,con la que mantenemos contacto pues ya

se jubilo.

El dinero era poco ,entonces aparecían ideas,funciones de cine,venta de alimentos,artesanía,ropa etc.

Siempre habiá

algo que arreglar ya que el edificio era muy viejo.

La preocupación fue la humedad de las paredes principalmente en los

salones que daban sobre Ariel y se nos ocurrió taparlos con ladrillos puestos de espejo(santo remedio).

Este sistema se

extendió a toda la escuela.

Venían los festejos sobre todo en fiestas patrias de Uruguay y de Honduras,patio,piano,coro

algún baile o representación etc.la presencia de autoridades y cuando era la fiesta de  Honduras el Embajador.

Como presidente de la comisión fomento tenía  que estar en el lugar

por mi trabajo en ocasiones mandaba a Teresa,y despues que empezaba el acto llegaba yo.-Fue una época difícil por la Dictadura no

permitían cambio de autoridades y así corrió el tiempo mas o menos 10 años .

Lo hicimos con mucho gusto y yo rodeado de señoras con gran voluntad que a su vez hicieron venir los esposos que ayudaban   tambien en las pintadas

de puertas paredes etc..Todo fue muy rico y edificante.-Hay mucho mas para decir por ahora lo dejo aquí.-

Francisco Manzoni

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EL PEREJIL

EL PEREJIL

Frente a los apartamentos había un terreno,nuestros vecinos pidieron permiso para plantar,asi lo hicieron y fue asi que vimos crecer acelgas, tomates, lechugas y PEREJIL.

Como en varias ocasiones los ayudabamos a regar nos obsequiaban algo de lo que producia aquel pequeño huertito, pero lo

que crecia más era el perejil.

Venian ellos con su ramito orgullosos y yo se lo ponía a todo lo que cocinaba ,pero a Fran

no le gustaba la sopa (como a Mafalda) les contaba a sus amigos que ella (o sea yo) “pone en la sopa unas manitos que nadan

en el plato”, eran las hojitas de perejil que lo asustaban, plantaron bastante  tiempo.

Un día el Dr.Larrosa compró el terreno

y se hizo una hermosa casa pero del perejil no nos olvidamos ,ni de la esquina de Quicuyo y Ariel        Teresa

EL PATON

EL PATON
La commer,con la cual trabajaba yo tenía varios usos,
1-Cuando nos mudamos para la cooperativa,le adicionamos
un carro de 4 ruedas de goma usado en la obra,llamado Paton
acarreamos nuestros muebles por todo Sayago era todo
un espectaculo al llegar caminamos 1 cuadra hasta la casa
en la cual vivimos 7 meses sin luz hubo que hacerle terminaciones
a las casas de a poco,lo mismo que la caminería hecha por los
grupos de trabajo,si sería guapa la Commer que llevaba a los
que se sentían mal o se lastimaban a que les prestaran atencion médica.-
2-En una oportunidad se rompio en el Paso Molino llame al A.Club
nos vino remolcando hasta dar vuelta Garzon y Propios cuando
llegamos los chicos que venian con cara de susto exclamaron al
unísono POR SUERTE !pues nos perseguía una ambulancia,reimos
los grandes, la luz roja que los ilumino todo el camino era la del A CLUB.-
 
                                      FRANCISCO

EL CIRUELO

EL CIRUELO
Frente a nuestras casas,hay varios arboles,en estos días  
de agosto se cubrio el ciruelo de flores blancas resaltando con el
color de su tronco oscuro,nos alegra  nos anuncia que el mes proximo
llegará la primavera con las golondrinas buscando sus nidos y días mas calidos
luego en medio de las florcitas asoma un puntito rojo que seran pequeñas
ciruelas,iran cayendo sus pétalos ,sobre el césped y nuestros cabellos,nos hacemos
la ilusión que cae nieve,y al volar parecen minusculas mariposas,los niños
las corren,despues vendran hojas de rojo oscuro,las ciruelas creceran a las
cual los niños arrancan antes de tiempo.-
Pero el solo es el CIRUELO DE JARDIN para alegrar  nuestra plaza.-
Teresa
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LA COOPERATIVA Y EL PANCHO

LA COOPERATIVA Y EL PANCHO
Primera parte
Para tener un techo formamos la cooperativa COVIGRAMA
nos juntamos,abajo de un arbol 41 empleados de Barreiro y
familiares y así nació.-Despues de tener un pequeño ahorro en el Hipotecario
muchos trámites y papeles con C.C.U etc.empezamos a buscar
terrenos,Teresa me acompañaba,hicimos la gran recorrida cuando
vinimos a Garzón y Propios era un enorme terreno con una vieja
casona en el medio,en el terreno había canchas de futbol y
hasta se hacian domas de caballos.-La anécdota es que al mirar
desde el lado de Garzón había una hondonada (la cual llenamos en obra)
en la cual entre los verdes pastos había una bandada de teros esos
que cuando alzan vuelo gritan teru teru..-Yo le dije bueno crearemos un lago.-
Este es el principio de la historia de la cooperativa 
Segunda Parte
Como el terreno daba para más casas Covigrama y 3
cooperativas se unieron,fue así´que comenzó la obra
de las 257 casas,salones y 1 para escuela.-
Anecdotas recordadas
1-Tuvimos que sacar a los de la Casona,la cual estaban
destruyendo mediante arreglo económico.-
2-Manzoni y Zanoni fueron entre otros los que andaban
en las vueltas,algunos nos confundían con los apellidos,
los capataces nos decían que eramos los dueños.-
3-Primero cortamos los árboles del entorno,que después se
cosumio la leña en las sereneadas).-Al no poder arrancar una
palmera Maresca le pidió a un camionero que la enganchara
en el eje trasero del camión,terminamos con la palmera en pie y el camión roto.-
4-Entre otras hacíamos sereneadas nocturnas en las casetas
de las esquinas,mi compañero Piloni durmió mientras yo vigilaba.-
5-Había un enorme arbol un alcornoque,de donde se hace el corcho
pensabamos que nos darían un dineral,recorrí y llegue al lugar
pero era tan poco que no nos dieron nada.-
6- Trabajaban hombres y Sras.armando  el hierro atando con alambre
para armar las vigas,y así todos cumpliamos las horas solidarias.-
7-Nos regalaron un cordero y armamos una fiesta Zurdo fue el asador
luego marco la tarjeta por las horas que le llevó.-
Esto es otra parte de nuestras vidas 
Francisco

EL POLO

EL POLO

Por mucho tiempo llegando a la Estacion Sayago
vimos un personaje,alto flaco saludando a todos el era
POLO EL DE LA ESTACION,andaba despacio,sintiendo
las campanas de la Barrera ,miraba de donde llegaría el tren
allí se ubicaba y les llevaba los bolsos  a los pasajeros  que
en ese tiempo subian y bajaban para muchas partes del Uruguay.-
Cuando los chicos salían del liceo lo saludaban levantando
la mano,si necesitabas un mandado el iba.-Cuando se hacían
actos en las escuelas de la zona el concurría y si lo precisaban
les daba una mano.-Cuando en los carnavales se hacían tablados
el estaba en primera fila,tambien se hacía su recorrida por el club
de basquetbol Sayago ya era conocido por todos.-Hoy no corren
aquellos trenes,y ultimamente no lo hemos visto,pero lo recordamos
era sencillo,servicial y amable con todos sus semejantes.- Teresa

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres